Come Home to Mama: Recorriendo a Martha Wainwright

¿Cómo? ¿Que aún no conoces a la hermana menor de Rufus Wainwright? Esta semana ha salido el último disco de Martha WainwrightCome Home to Mama, con diez nuevas canciones que harán las delicias de los que, como a mí, nos gustan las vocalistas femeninas al estilo cabra loca, ésas que se dejan la piel en cada canción como si les fuera la vida en ello. De hecho, reconozco que me gusta más que su hermano. A continuación tienes su último disco para escuchar en Spotify y al final del post una lista de reproducción que he preparado con las canciones que más me gustan.

[spotify spotify:album:3IUeZ9ku6oxK7Em7aT8cex]

Conocí a Martha buscando artistas similares a Tanya Donelly (otra imprescindible) y Allmusic me hizo llegar a su primer disco, que acababa de salir. Tras escuchar Far Away, When the Day is Short Bloody Mother Fucking Asshole (BMFA) ya no pude escapar nunca más. BMFA ha sido desde entonces esa canción que te persigue en los momentos en los que quieres gritar de frustración y no sabes cómo hacerlo. Y más después de escucharla en directo, en la sala Moby Dick en 2006, y ver cómo se le quebraba la voz al gritarla.

Poetry is no place for a heart that’s a whore
And I’m young & I’m strong
But I feel old & tired
Overfired

And I’ve been poked & stoked
It’s all smoke, there’s no more fire
Only desire
For you, whoever you are

Fragmento de Bloody Mother Fucking Asshole

Después de su estupendo debut (si bien ya había aparecido en discos de sus padres y su hermano y publicado un EP, entre otras cosas), Martha esperó tres años para sacar la continuación, algo más eléctrico, no sin antes colaborar en discazos como el Separate Ways de Teddy Thompson, la banda sonora Leonard Cohen: I’m Your Man o el Release the Stars de Rufus. Al año siguiente, huyendo de encasillamientos, se dijo:

Si mi hermano ha sacado un disco entero de versiones de Judy Garland (Rufus Does Judy at Carnegie Hall), ¿por qué no grabo yo un directo entero con versiones de Édith Piaf? Y encima no voy a meter ni “Non, je ne regrette rien” ni “La vie en rose”, sus canciones más conocidas.

Pues allá que vamos, Sans Fusils, Ni Souliers, à Paris, otro discazo. Ahora, tras casarse, ser madre y lidiar con la muerte de la suya, Martha vuelve para quedarse. Come Home to Mama es quizá el punto medio entre sus dos primeros discos, con unos toques de electrónica para no estancarse. El single de salida es Prosepina, deidad de vida, muerte y resurrección, la última canción escrita por su madre antes de morir.

Martha Wainwrigth no es para un público fácil. Requiere de varias escuchas para disfrutar de todos los detalles de su música, y este disco no es una excepción. Ahora bien, si vienes con la mente abierta y algo de paciencia te garantizo que disfrutarás como con pocos artistas.

Como lo prometido es deuda, aquí tienes una lista de reproducción con los que para mí son los temas imprescindibles de Martha Wainwright, incluyendo una versión de Rebeca Jiménez del tema Far Away.

[spotify spotify:user:loopsmy:playlist:5WzIkjXJVyf49ZrNy4xeC6]

Discografía seleccionada:

Te gustará si te gustan: Feist, Cat Power, Tanya Donelly, Lisa Germano, Rufus Wainwright.

Anuncios

Something more Beautiful: Recorriendo a Beth Orton

Lo bueno se hace esperar. Todos deberíais conocerla ya, pero si no es así ahora tenéis una nueva oportunidad. Seis años después de su genial Comfort of Strangers tenemos nueva canción de Beth Orton, acompañada del anuncio de un nuevo disco que verá la luz el 2 de octubre. El que será su octavo álbum se llamará Sugaring Season y tendrá diez nuevos temas. El adelanto, Something more Beautiful, suena así de bien:

[spotify spotify:track:4vqbryK1BmGFtSnsTLSUMx]

[youtube http://youtu.be/028lDfUo5MQ]

Si no conoces a Beth Orton has de saber que lleva desde 1993 haciendo música, aunque su primer disco (Superpinkymandy) sólo se editó en Japón. Su verdadero debut, el prometedor Trailer Park, mezclaba de manera exquisita folk con toques de electrónica (algo que a algún amante de las etiquetas, ya sabemos cómo es la prensa, dio a llamar folktrónica).

El Stolen Car de su siguiente disco, Central Reservation, sonó bastante en la radio pero nunca llegó a despegar del todo, lo que hizo que Beth Orton no se convirtiera en un fenómeno de masas como Dido, que tenía una propuesta similar pero más accesible (y con mucho más marketing). Sweetest Decline formó parte casi de manera constante de esas recopilaciones en K7 o CD (sí, aún no sabíamos qué era el Mp3) con las que intentaba conquistar, con un éxito cuestionable, a algunas féminas de gusto musical impecable.

El disco que menos me gusta de su carrera es Daybreaker, por predecible y poco original, aunque curiosamente es con el que más alto ha llegado en las listas de ventas. Lo dicho, soy un ser arrítmico y me gusta ir a contrapié.

Cuando ya pensaba que la había perdido volvió con el fresco Comfort of Strangers, más sencillo y con un aroma a Fiona Apple (ese Worms) y volvió a conquistarme. Seis años después, se la echaba de menos. Es una alegría volver a saber de ella -justo cuando Fiona Apple saca nuevo disco, aunque eso merece una entrada aparte- así que para celebrarlo he hecho una lista de reproducción con sus canciones más representativas o, al menos, las que más me gustan, ordenadas cronológicamente.

Y a ti, ¿qué disco o canción de Beth Orton te gusta más? Deja un comentario o hazte oír en la página de Facebook o Google+.

[spotify spotify:user:loopsmy:playlist:6hNoCW0XOOG59eFjDXYzA7]

Discografía seleccionada:

  • Trailer Park (1996). Calificación: 9
  • Central Reservation (1999). Calificación: 8
  • Daybreaker (2002). Calificación: 6
  • Comfort of Strangers (2006). Calificación: 9
  • Sugaring Season (2012)

Te gustará si te gustan: Fiona Apple, Hooverphonic, Dido, Imogen Heap, Rachel Yamagata.