Acerca de mí

Mi nombre es Javi y tengo el don de la oblicuidad. Cosas del estrabismo. Mi ojo izquierdo se enfrenta con mi nariz, como si fuera un planeta atraido por una cierta fuerza de gravedad, con un ángulo exacto de veintitrés grados con respecto a la horizontal. Eso me confiere una mirada angosta y algo perdida a los ojos de los demás, pero para mí es una gran ventaja. Mi campo de visión lateral es más amplio que el del resto, y eso me permite ser más intuitivo. Soy como una cámara de fotos con un objetivo gran angular.

Es cierto que ser bisojo tiene sus inconvenientes. Cuando estaba en el colegio y se puso de moda ver imágenes en tres dimensiones a partir de estereogramas, yo no podía distinguir nada. Seguía las exactas instrucciones que daba el libro, acercando mi nariz hasta que el olor a imprenta me empezaba a abrumar y desenfocaba la imagen con los ojos. Supuestamente tenías que ponerte bizco, por lo que yo pensaba que tendría una ventaja natural. Gradualmente, alejaba el libro de mi cara y, siempre según las instrucciones, en determinado momento debía verse un bonito barco en tres dimensiones.  Nada, imposible. Todos los años mis padres me llevaban a la feria del libro y me dejaba elegir un ejemplar. Todos los años compraba la edición correspondiente de El Ojo Mágico y todos los años me frustraba porque mis amigos podían ver todas las imágenes y yo no.

Y eso por no hablar de las malditas gafas rojas y verdes de cristales de celofán. El problema de los estrábicos es que no integramos la imagen que percibimos con los dos ojos. Sólo podemos hacerlo con uno, y el otro se queda indeciso, holgazán, muerto. Vamos, que yo veía la escena en rojo o en verde, pero nunca en tres dimensiones. Ni siquiera me atreví a preguntar si esa imagen se veía en color o en escala de grises. A ojos de los demás, yo veía lo mismo que el resto. Sólo tenía que esperar a que alguien dijera cuál era el dibujo resultante y yo repetía instintivamente que también podía verlo.

Creo que nadie sospechó nunca que no pudiera percibirlo. Es como cuando mi tío me regaló unas navidades El Capitán Alatriste y yo, por no faltar, le dije que me había encantado aunque me hubiera parecido un soberano coñazo. Quién me iba a decir a mí que el señor Pérez-Reverte iba a sacar un libro al año del perverso espadachín durante unos doscientos cuarenta mil siglos.

Soy una exagerado, fueron seis títulos en una década, pero me los tragué todos. Sin excepción. Navidades tras navidades. Y yo, habiendo mentido ya una vez, decidí continuar la farsa rogando a quien corresponda que alguien amputara las manos de Pérez-Reverte. Aunque de poco habría servido, seguro que hubiera seguido escribiendo su hija.

Además, los años ochenta fueron un infierno para los que llevamos gafas, con monturas imposibles que tapaban toda la cara y que te hacían parecer (aún) más feo. Ahora llevo unos anteojos de montura cuadrada y roja, con cristales reductores que minimizan la penosa combinación que forman casi siete dioptrías de hipermetropía, un poco de astigmatismo y el don estrábico.

De pequeño daba pena verme. El pelo cortado a tazón, una camiseta ancha con bolsillo en el pecho –malditos años ochenta-, un minúsculo pantalón de chándal, zapatillas Victoria con calcetines y un parche en el ojo para intentar corregir mis defectos oculares. Me creía un pirata al abordaje de aquellos gandules que se metieran conmigo.

La gente dice que soy culón, que camino como un pato con el pandero respingón pero, una vez más, creo que es una ventaja. Cuando me siento en el suelo traigo el cojín incorporado y, si llevo una mochila a la espalda, mi trasero sirve de apoyo para que la carga sea más liviana. El único problema que tiene mi desproporción glútea es que las tallas de la mayoría de tiendas de ropa no me entran. Es el inconveniente de no ser estándar. Odio lo estándar.

Si yo puedo vivir con todo esto, ¿cómo no lo vas a hacer tú?

Este blog pretende ser un reflejo de todo aquello que me gusta y quiero compartir con ese grupo de personas abrierto a experimentar cualquier nueva sensación. Un rincón ecléctico donde cabe música imprevisible, cine independiente, literatura electrónica, gimnasia rítmica, tecnología y ciencia. Un lugar donde encadenar palabras y expulsar los insectos de mi alma. Pero ha de ser nuestro secreto. Un secreto a contrapié.

La arritmia me persigue, pero yo soy más ráp@#~!% Mierda, me caí.

8 pensamientos en “Acerca de mí

  1. Pingback: Una idea para un e-commerce | Héctor Iglesias

  2. Muy buenas.
    El blog, magnífico; para mí ha sido toda una inspiración. El libro, ya te lo diré, porque pienso comprarlo en la tienda Kindle.
    Un abrazo.

  3. Hola, Javi. Me he tropezado contigo gracias al post de Createspace, y lo celebro. Las listas de Spotify son formidables; muchas gracias por compartirlas. También he descubierto en ti un gusto similar en cuanto a series de televisión. Me extraña que no ofrezcas un correo para contactar contigo. Te deseo lo mejor. Un cordial saludo, Tamsley

  4. Buenas tardes Javi,
    Aunque no te conozco, me pareces una persona bastante inteligente y peculiar 😉
    He tropezado con tu página porque me interesa mucho publicar mi primer libro de gramática inglesa (soy profesora de inglés).
    Le he escrito a los de Amazon pero no son muy claros en cuanto al presupuesto, y no me han comentado nada acerca del formulario que debo rellenar para que pueda publicar en varios países (en concrero, Estados Unidos, España y Latinoamérica).
    Quisiera saber si tú publicaste tu libro de forma gratuita (si diseñaste por ti mismo las cubiertas y el interior o si te cobraron obligatoriamente esos servicios). Me gustaría saber cuánto tendría que gastarme para poder publicar un libro por mi cuenta en papel, es decir los gastos obligatorios como impuestos, etc.
    Te agradecería mucho tu ayuda si pudieses responderme. Si prefieres hacerlo por privado te dejo mi correo: carmenrubioosuna@gmail.com
    Muchas gracias 🙂

  5. Hola Javi: confieso que he tenido que reirme con tus ocurrencias, en verdad eres “culon y bizco” ? mira, queria hacerte una pregunta, es en Espana donde vives? perdona las tildes, escribo en espanol desde los Estados Unidos, asi que el kyboard no esta preparado para la lengua de Cervantes… estoy por publicar una historia en Amazon, en espanol claro, pero no estoy claro si llegara a los posibles lectores en Espana…que me dices? pueden los espanoles comprar un libro que se haya subido a Amazon en USA? la logica de la internet…sera que la tiene? me dice que si, pero como te dije no estoy seguro. oye no te preocupes hay muchos por alla afuera que deben envidiar tu inteligencia y esta si que ni se opera ni admite liposuccion… un abrazo y gracias por el blog.

  6. Queridisimo Loops! Mira que te conozco y siempre me sorprendes con tus maravillosas ocurrencias! Me parto contigo y tu visión magica! Me encanta leer que gente que no te conoce pueda acercarse a ti y apreciar, a través de lo que cuentas, lo incincreíble que eres! Siempre me sorprendes y aunque no nos podamos ver todo lo que nos gustaría, siempre te tengo presente. Ya sabes que no soy muy “tecnologica, ni virtual”, pero te voy a seguir porque así te siento más cerquita y porque ……”Cabron!!” : ☆ Eres interesante ☆ 😀 :*

    Gemon ♧♡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s