Après Moi (Regina Spektor)


A tenor de lo visto ayer en el Teatro Circo Price las cosas pueden mejorar considerablemente si se hacen bien. Regina Spektoruna rusa adorable -en la acepción más literal del término- de ascendencia judía que hubo de emigrar a Estados Unidos para convertirse en la diva del anti-folk, presentaba anoche las canciones de su sexto disco, What We Saw From the Cheap Seats, dentro de la estupenda programación que Los Veranos de la Villa nos trae este año.

Regina Spektor

Cuando Regina Spektor vino a Madrid hace seis años la sala Moby Dick para presentar su excelente Begin to Hope, los presentes no llegábamos a un tercio del aforo.  La mayoría charlaban despreocupados sin hacer mucho caso al torbellino ruso, que se desnudaba sin orquestaciones aporreando una baqueta contra la silla mientras acariciaba su piano y gorjeaba como una cabra a punto de ser degollada. Para quien piense que esta última valoración es negativa, nada más lejos de la realidad: son precisamente sus cabriolas vocales lo que la hacen tan especial.

Reconozco que no soy muy objetivo con Regina. Ese concierto se ha mantenido inamovible en los puestos más altos de mi lista de eventos favoritos, tanto en lo musical como en lo emocional, de manera que tenía algo de miedo a enfrentarme de nuevo a su directo.

Con el Circo Price esta vez sí totalmente entregado, la Spektor salió a escena acompañada de batería, violonchelo -imprescindible en la puesta en escena-, teclados y su inseparable piano, que sólo deja para cantar pizpireta Dance Anthem of the 80’s al teclado y para confesar divertida que ha comido tortilla de atún en su estancia en Madrid.

Comienza como sólo alguien que se mueve mejor a contracorriente puede hacerlo: Ain’t no Cover, una cara B prácticamente desconocida, cantada a capella golpeando su micrófono suavemente para acompasar su voz. Cuando ha terminado, la sala abarrotada estalla en aplausos y ella ya sabe que nos tiene en su mano.  En el momento en que entona On the Radio sabe que el concierto será un éxito.

Una de las canciones que más me llegan, quizá porque así lo esperaba, es How, con una letra que se potencia en directo con la orquestación minimalista de Regina:

How oh oh
Oh baby how
Can I begin again
How can I try to love someone knew
Someone who isn’t you
How can our love be true
When I’m not ooh I’m not ooh over you
I guess you know by now
That we will meet again somehow 

Si bien no tocó Après Moi, uno de los temas más solicitados de la noche, sí nos deleitó con otra canción en ruso, The Prayer of François Villon (Molitva), e incluso invitó a su marido -el telonero Only Son– a cantar una canción a dúo.

Sin embargo, es en las canciones de Begin to Hope (y en el Us de Soviet Kitsch, que me recuerda irremisiblemente a (500) Days of Summer) donde el público se vuelca completamente dejando un aroma a impaciencia: esperemos que la rusa no tarde otros seis años en volver a Madrid.

Es probable que Regina Spektor no sea una virtuosa y que su música no sea para todos los públicos pero anoche, por unas largas horas, fue Trending Topic en Twitter, demostrando que si las cosas se hacen bien siempre hay gente dispuesta a apreciarlo.

  • Lo mejor: Que a pesar de los años no pierda su inocencia y ese punto de tímida locura que la hace tan especial, demostrando que a veces se puede sufrir de felicidad.
  • Lo peor: Que haya que esperar otra temporada larga para ver a Regina por nuestras tierras.

 [spotify spotify:user:loopsmy:playlist:3acUZv1DjC7JSq4fNvPdgK]

Anuncios

2 pensamientos en “Après Moi (Regina Spektor)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s